25 noviembre, 2005

De estereotipos y cosas peores.


Esta mañana, mientras desayunaba un bocadillo de Chorizo, charlaba con mi amiga Ana, proveniente de Bahía Blanca, Argentina, Carles, español y Michael, norteamericano, conocido en mi clase como “El hegemón”. La plática giraba en torno a los estereotipos, particularmente la visión que los argentinos (porteños) tienen de si mismos y la idea que los que no somos argentinos tenemos de ellos. Las conclusiones, por resultar obvias, no las voy a mencionar. La conversación prosiguió con el tema de los americanos, el sentimiento anti-americano en el mundo y la poca conveniencia de generalizar, dadas las grandes diferencias entre los vaqueros de Montana, los granjeros de Iowa y las chicas como las de Sex and the City. Mientras esta conversación tenía lugar, como música de fondo se escuchaba a Luis Miguel, acompañado de mariachi, cantando “México, México, te llevo en el corazón” o “Así se siente México”.
No puedo precisar si me sentí bien o mal, pero lo que es cierto es que no llevo a México en el corazón, no lo siento en la piel, y cuando escucho a Luis Miguel, más bien me dan nauseas. No se si este sea un sentimiento antipatriota, si soy una mala mexicana o si simplemente no me adecuo al estereotipo.
[1] Ahora, la pregunta es, para reafirmar mi identidad ¿debo empezar a usar vestido de Adelita, hablar como naco, comer chile a lo bestia y llorar al oír música de Mariachi?, ó ¿bastará con dejarme el bigote y una sola ceja para parecerme a Frida Khalo? Todavía no se como redefinir y autoafirmar mi identidad, pero mientras, por sí las dudas, el bigote ya lo estoy dejando crecer.

[1] Cabe recalcar que mientras escribo esta nota, a lo lejos escucho a Selena interpretando “Amor prohibido”. No se de donde proviene, pero juro que no soy yo.

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.

"De grande quiero ser como las trendies"

Los invitamos a unirse a nuestro club de fans internacional "De grande quiero ser como las Trendies". Búscanos en facebook y únete este selecto club de fans.