12 marzo, 2006

Víctimas de la delincuencia

Aunque pareciera que Barcelona es una ciudad segura, al menos eso es lo que me habían logrado hacer creer, por primera vez en 6 meses fui testigo de la delincuencia. El sábado por la noche nos reunimos a cenar en casa de Andrea, un chico italiano con nombre de chica que cocina como los mismísimos ángeles- algo que pareciera ser intrínseco a su raza. Como cualquier otro día, las chicas y yo dejamos nuestros vehículos aparcados al frente del edificio, obviamente me refiero a nuestras bicicletas. Las chicas han adquirido los sistemas de seguridad mas avanzados en materia de bicicletas: candados irrompibles, candados en forma “U” de acero inoxidable, carísimos y supuestamente infalibles, mientras que yo simplemente tengo una cadena adquirida en una tienda de chinos por 3 euros y recurro al viejo truco de quitar el asiento y dejarla junto a bicicletas más bonitas (como las de mis amigas) para evitar tentaciones).
Tras la majestuosa cena, y después de cerciorarnos de que las bicicletas seguían amarradas, salimos a una fiesta, que valga hacer mención estaba plagada de freaks, no me refiero a gente feita o extraña, me refiero a verdaderos fenómenos; por dar algún ejemplo me referiré a un tipo vestido con unas medias a franjas rosas y negras, payasito de leopardo y tacones de aguja, o a un tipo con un outfit deportivo de principios de los ochenta, coronado por unas orejeras de peluche, o un chico con una gorra de Goofy.
Cuando finalmente decidimos salir de ese hell hole, era de día y regresamos “ a por”
[1] nuestras bicicletas. Cual sería nuestra sorpresa al notar que solo estaba la mía...¡Se mangaron la bicicleta de mi amiga, con todo y sus sistemas de seguridad!...para que vean que, como diría mi mamá, “también en San Juan hace aire”, es decir, incluso en esta ciudad se puede ser víctima de la delincuencia...
[1] No termino de entender como de ha deformado el castellano de tal manera que sus creadores utilizan dos preposiciones seguidas de manera común, siendo el más claro caso el “a por” como en “vamos a por todas”. Otra de las deformaciones importantes que he detectado es el uso de pleonasmos tales como “ subir arriba", “bajar abajo” "entrar adentro” y "salir afuera”. Tal vez sea una forma evolucionada del castellano la que se habla aquí, pero me rehusó a interiorizar estas formas lingüísticas.

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.

"De grande quiero ser como las trendies"

Los invitamos a unirse a nuestro club de fans internacional "De grande quiero ser como las Trendies". Búscanos en facebook y únete este selecto club de fans.