05 marzo, 2009

Tan cerca pero tan lejos

Ayer meditando durante la clase de yoga, reflexioné sobre algo: nunca he podido tocarme los pies sin doblar las rodillas. No creo que se deba a la falta de flexibilidad, por que puedo adoptar posturas que requieren ser de goma, sin embargo mis pies siempre se han mantenido alejados de mis manos.

Las únicas hipótesis que quedan entonces son a) que mis piernas son más largas que la cuaresma, como diría mi mamá, pero mi tronco es muy corto al igual que mis brazos, o b) que mis pies son tan feos que el resto del cuerpo se niega a tocarlos, es decir, inconscientemente, me dan miedo.

L
a hipótesis b explicaría por que crecí tanto: mi cuerpo buscaba huir de mis pies; y también explicaría porque mi padre siempre me decía: “Lindos pies te ha dado Dios, bien mereces otros dos”

1 comentario:

Aline dijo...

Camila, no mamar, se trata de atraer, no de ahuyentar lectores.

Con Carino,
Aline

Se produjo un error en este gadget.

"De grande quiero ser como las trendies"

Los invitamos a unirse a nuestro club de fans internacional "De grande quiero ser como las Trendies". Búscanos en facebook y únete este selecto club de fans.