30 septiembre, 2009

Blanca Nieves y los 7 albañiles

Ya había hablado en este espacio sobre uno de los problemas más graves de nuestra sociedad: la falta de credibilidad ante el espejo.


Mucha gente decide simplemente no hacer caso de la verdad, evidente e incuestionable que refleja el espejo. Las damitas que niegan la realidad van por ahí pensando que el delineador verde en los ojos se ve bien, y los caballeros en el mismo caso piensan que un pantalón demasiado ceñido los hace ver más gallardos y donosos. Incluso, tengo que reconocer que en ocasiones no me da tiempo, o deliberadamente decido no consultar al espejo en las mañanas y salgo así nomás “a la buena de Dios”.


Sin embargo, si no tomas al espejo por consejero, existe un segundo indicador infalible para corroborar si lograste una buena pinta o si debieras usar una bolsa de papel en la cabeza para que nadie te reconozca: los transeúntes. Si desde que sales de tu casa captas la mirada de los conductores, de los peatones, los silbidos de los albañiles, o la palabra amable del taxista, quiere decir que lo hiciste bien.

Por ejemplo, sé que los lindos zapatos de los que les hable recientemente se me ven geniales (junto con el todo lo demás) por que el taxista que me llevo a la escuela me atendió de la siguiente forma:


-Señorita, ¿se dio cuenta como estaba usted escoltada por nacos?

-Yo: ¿Cómo?

- Si, usted tan guapa y rodeada de puros nacos y albañiles

- Mmmm

- Como Blanca Nieves, pero en vez de enanos, albañiles. Debería hacer una película: Blanca Nieves y los Siete Albañiles

- No siga, aquí me bajo….

5 comentarios:

Xavier dijo...

Si te hubieras quedado, te aseguro que la historia te hubiera sacado lágrimas. Lo de Blanca Nieves porque eres alta, seguro. Al título le faltaba algo, se oye mejor Blanca Nieves y los 7 enanos albañiles. Me imagino algo como a la hija del mero mero de Cemex inhalando una bolsa de cemento, cayendo en coma. Sólo podría ser despertada si el hijo niño bien de otro conglomerado de igual tamaño la besa y se case con ella. No sé bien por qué sería esto, hay que afinar la historia. Pero bueno, se entera de esto algún coordinador de obras públicas y se asusta, ya que en caso de que se mezclen estos conglomerados, se creará un monopolio, y ya no van a tener tantas mordidas y regalitos porque ya no va a haber tanta competencia por los presupuestos. Entonces envenena al hijo de magnate niño bien. Después de esto, yo me pongo a repasar la historia de Blanca Nieves, porque creo que no la tengo muy clara.

Xavier dijo...

No sé dónde entrarán los enanos albañiles, pero les encontraré alguna utilidad para la historia.

S.S dijo...

Una queja sobre la horrible discriminación de este blog: Los albañiles también pueden ser enanos.

Gabriela/undies dijo...

Por lo menos no dijo Blanca Nieves y los siete taxistas, ahí sí sería como para bajarse del taxi en movimiento.

Camila dijo...

@S.S los taxistas también, y mis amigos también, por eso omití ese detalle!

Se produjo un error en este gadget.

"De grande quiero ser como las trendies"

Los invitamos a unirse a nuestro club de fans internacional "De grande quiero ser como las Trendies". Búscanos en facebook y únete este selecto club de fans.