02 marzo, 2010

Juventud, tesoro perdido...

Cansada de leer únicamente “Supermujer”, revista de distribución gratuita en Superama, pero no tan intelectual como para comprar ELLE, ni tan culta como para comprar TV Notas, ni tan letrada como para comprar la COSMO, compré la Women's Health, especialmente por su artículo central: La solución sin dieta, baja tres kilos. Pensé “esto me interesa”, y además un artículo “prepara sandwiches ricos y súper sanos” y pensé “esto me interesa más”. Tristemente ninguno de los sandwiches tenía tocino (seguiré tomando mis recetas de Insanewiches), y la solución para bajar de peso sin dieta es el ejercicio; lo mismo que dicen todas las revistas desde el principio de los tiempos.

Tras este fiasco, un artículo llamó poderosamente mi atención: “Los treinta, edad clave para la belleza”. Como ustedes saben, mis queridos lectores, estoy a sólo un mes de cumplir 30 y eso me tiene conturbada. Empecé a leer “(...) los treinta supuestamente son tus mejores años: por fin sabes manejar las relaciones (¿cuales? ¿las que no tengo?), vas bien en el trabajo (aunque no sé hacia donde), te hiciste de una buena colección de zapatos (NOOOOOOOOO!). En otras palabras sabes lo que quieres de tu existencia (yo no, seguramente por que no tengo una colección de zapatos que me lo diga). Pero es también justo en este momento que la vida te arroja en una espiral de descenso en cuanto a asuntos de belleza.”

Quería desistir, quería abandonar esa tortura psicológica, pero no pude: las primeras arrugas comienzan a emerger, el acné- al más puro estilo de la prepa – tal vez regrese o haga su debut.(...) Si pasaste los veinte sentada en la playa con una copa de chardonnay en una mano y un cigarro en la otra, esos vicios comenzaran a notarse, literalmente, en tu casa (¿WTF toma chardonnay en la playa a los 20?, ¿cambia la cosa si yo tomé miles de cervezas?)”.

Debí parar ahí, debí prever lo que se venía, pero no lo hice, fue terrible, fue devastador: celulitis, arrugas, escote lleno de pecas (he de confesar que eso si me gusta, se ven super lindas), adelgazamiento de cabello (y engordamiento de todo lo demás), pelos en lugares indeseados, acné, granos rojos al rededor de la nariz y la boca, manchas cafés en la cara...

En conclusión, me estoy convirtiendo en un monstruo. Tengo que tomar medidas urgentes. No celebraré mi cumpleaños, así mi cuerpo no se dará cuenta que cumplí 30 y seguirá funcionando como hasta ahora. Me iré del país, así la gente me conocerá como la deformidad que ahora soy y no pensarán que hubo algo bueno antes. No volveré a verme en un espejo para no notar el gradual proceso de envejecimiento y sobre todo, no volveré a comprar estas revistas. Voy a comprar la Cosmo Girls o la Teens para sentirme bien de haber pasado la adolescencia (etapa en la que en realidad estaba mucho peor que ahora, y cre y aceptar mi acné de mujer madura.

10 comentarios:

Nilbia dijo...

Si a todo esto que nos acabas de enjaretar le añades que ya sabes quiénes tienen parejas y otras más feas que nosotras se están casando....
Yo opino que la mejor edad son los 30, más grandes las caderas es cierto, pero mientras la perra de Shakira sea la ídola de los canones de belleza, no tenemos broncas. Gracias a los 30 no tenemos a ningún perdedor de esposo, ni mucho menos de novio chillón.
E insisto que nuestros propios límites es nuestra mera perdedorez, gran verdad a la que seguro no hubiera nunca llegado yo de andar con Federico tú con Gatsby!!!! ajajaja, anonimo

Atzimba dijo...

Camila:

Obvio en tu caso (en el de Nilbia) los 30 sí serán la mejor edad para tu ser. Lo que pasa es que en este mundo se privilegian cosas que en realidad no son importantes. Y la gente también empieza a hacer estupideces sólo por la presión social.

Tú tranquis. Para todos esos males hay soluciones.

Abrazos,

una mujer como cualquiera dijo...

Jajaja me dio mucha risa eso de las bebidas de los 20 y que me dices de las bebidas de los 16 y tantos o de Ixtapa en barra libre!!!

Adriana Argaiz dijo...

fu*k amiga! una quincena tu compras la cosmo y otra yo la seventeen! Y la compartimos en la office! Al más puro estilo burúcrata! necesitamos terapia por aquello de que tu ya te acercas a tu cuarta década y yo ya ando en la crisis que caracteriza esa ríspida edad! Sobra decir que Woman´s Health tiene razón! Me salen granitos como de puberta y no tengo idea de que quiero en la vida!!OH NO!!!!

RBD dijo...

Amigas:

Si todo eso se soluciona con una colección de zapatos, no veo por qué se preocupan. Faltaba más. Cosa de que se armen un viaje a Lionnn, con parada obligada en Morolion, se compren muchos pares que al mayoreo es más barato y asunto resuelto.

Es más, lo anotaré en mi libro de ideas geniales, que sigue con todas sus páginas en blanco :)

Rafa

Atzimba dijo...

Esto no tiene nada que ver con la entrada, pero es que Camila, me acabo de apercibir que la Herramienta mediante la cual el IFAI se comunica con eso que se llama APF se llama nada más y nada menos que KMIS, jejeje. Es cute, debes aceptarlo.

América Gutiérrez dijo...

Los 30 son increíbles (aun sin la colección de zapatos)celebra tus 30 en grande, tiene algo que muchas de 20 ya quisieran, buen humor, buen gusto en las lecturas y sabes cómo disfrutar de la vida. Te mando un abrazo de bienvenida a los 30, es solo un numero. Saludos

Roberto Esponja dijo...

No diga eso Señorita. Usted es Mucha Vieja.

la tota dijo...

y si asi estoy a los 24 que me espera de los 30... quiero morir mas joven de lo que pensaba... o quizas la solucion pensando en Shakira es volver sorda ciega y muda...

Pil dijo...

A ver.. si lo tuyo, lo tuyo, lo tuyo es procrastinar... ¿por qué no pospones tu envejecimiento y ya???

LA edad que cumplas es independiente. Mírame a Mí, ya perdí la cuenta de los años que he vivido (y los kilos que he subido), pero no he dejado de hacer las mismas cosas que hacía a los 25...

Se produjo un error en este gadget.

"De grande quiero ser como las trendies"

Los invitamos a unirse a nuestro club de fans internacional "De grande quiero ser como las Trendies". Búscanos en facebook y únete este selecto club de fans.