18 junio, 2006

Prueba Irrefutable de la Bondad Divina

Ayer fui a una fiesta organizada por el instructor de Capoeira de me amiga Jo. El evento tuvo lugar en una casa okupa en el Raval, epicentro de la vida social alternativa en Barcelona. En cuanto entramos a aquella casa, que denotaba haber tenido muchos mejores tiempos, podía sentirse un agobiante calor humano. Para remediar tal situación los asistentes, en su mayoría negrotes brasileños con cuerpos esculturales, músculos perfectamente definidos, y sonrisas amplias y blanquísimas, aunque también los había europeos, igualmente bellos, decidieron quitarse las camisetas y bailar los ritmos latinos provenientes del bongo. El efecto hipnótico del sensual movimiento de las caderas de estas semideidades fue tal, que al cabo de unas horas tuve que salir huyendo de la fiesta para evitar saltar sobre alguno de esos exquisitos y sudorosos cuerpos. ¡Bendita sea esta ciudad!

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.

"De grande quiero ser como las trendies"

Los invitamos a unirse a nuestro club de fans internacional "De grande quiero ser como las Trendies". Búscanos en facebook y únete este selecto club de fans.