04 julio, 2006

¡Que triste fue decirnos adios!


Ya es oficial, aún cuando no he terminado de entregar exámenes y trabajos, el Master se terminó! Terminó de una forma muy placentera, pero no por ello menos triste. La gran mayoría de los compañeros, salvo los que ya han sido deportados a sus países de origen y aquellos que no se sabe bien su nombre o si en efecto pertenecían al master, nos aventuramos a pasar 3 días en una enorme casa en el bosque, lejos (10 minutos) de la civilización.
Tras un trayecto de hora y media, que casi me cuesta la vida, debido a las habilidades de la conductora de nuestro vehículo, llegamos a la casa en la que durante ese maravillosos fin de semana nos despediríamos de la gente a la que durante un año vimos noche y día, día y noche verdad de Dios!
A los tres días de fiesta, pachanga, reventón, comida, bebida, piscina, juego de pelota, chismes, música, y todo lo que se hace en una fiesta de fin de cursos, en un ambiente internacional, pluricultural y multiétnico, le siguió la triste despedida. Casi todas las despedidas son tristes, pero lo son más cuando sabes que son para siempre, que a muchos de estos compañeros no los volverás a ver, dado que viven en países, continentes y a veces planetas diferentes.
Por si esas despedidas no fueran suficientes, regresando a la ciudad tuve que empacar todas las cosas que tengo en la vida en mis dos maletas y llevarlas a mi nuevo piso- como dato cultural en el camino ecnotre un carrito del supermercado en el que a manera de okupa traslade mis escasas pertenencias. Despedirme de mis compañeros mexicanos, particularmente Juan, quien durante todo este tiempo me cuido, me alimento y me consintió fue igualmente difícil. A ellos se que los volveré a ver en México, pero este fue el día en que termino la vida en Barcelona como la conocía: plagada de lujos y excesos!
Ahora sigue una etapa sin dinero, sin beca, sin internet y televisión por cable, sin muchos de mis amigos que poco a poco empiezan a irse, sin escuela. Pero a cambio, hay un clima fenomenal, las playas, las fiestas, los eventos gratuitos y un mundo de posibilidades para gente abierta a nuevas experiencias y sin muchos estándares ni expectativas. Así que a ver que tal me va....

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.

"De grande quiero ser como las trendies"

Los invitamos a unirse a nuestro club de fans internacional "De grande quiero ser como las Trendies". Búscanos en facebook y únete este selecto club de fans.