22 enero, 2007

Aerolíneas de bajo presupuesto y muy poca categoría

Estoy de regreso en Barcelona. Cada vez que regreso me siento más como en casa. Lamentablemente en esta ocasión, lo que debió haber sido un breve viaje de 2 horas de vuelo se convirtió, gracias Ryanair, en un pasadilla de 6 horas de duración. Para empezar no solamente me engañaron vendiendome un boleto a una ciudad de Frankfurt (Hanh) distina a la que yo queria ir (am Main), sino que además para ir llegar a Frankfurt y luego de regreso al aeropuerto tuve que hacer un vieje de casi dos horas en un autobus lleno, con niños corriendo, hombres roncando, alguno que otro hediondo, como si fuera en un autobus México-Oaxtepec en el puente de semana Santa. Una vez en al aeropuerto, pagar exceso de equipaje, aun cuando me puse 3 abrigos, 4 bufandas y saque todo cuanto era prescindible de mi maletota. Una vez dentro del avión, cabe señalar que los asientos no son numerados por tanto hay que aplicar "el que apaña Dios los acompaña" y apañe lugar junto a un güero de no malos bigotes y un viejillo inofensivo. Durante el vuelo, lleno de turbulencias, un grupo de jovenes y borrachos estudiantes almenas se dedicaron a hacer insufrible el viaje para el resto de los pasajeros. Cuando pense que todo estaba perdido, se despierta el güero de no malos bigotes y me ofrece chocolates, justo antes de iniciar una larguísima plática que duro incluso hasta el metro de Barcelona. De no haber sido por este afortunado encuentro, sin lugar a dudas este habría sido el peor vuelo de mi vida; peor incluso que aquella vez en que mi estress del viajero estuvo a punto de terminar con mi amistad con la pareja en nuestro viaje de regreso de Europa hace ya un lustro. Por suerte, esta vez no hubo aplausos.

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.

"De grande quiero ser como las trendies"

Los invitamos a unirse a nuestro club de fans internacional "De grande quiero ser como las Trendies". Búscanos en facebook y únete este selecto club de fans.