04 diciembre, 2009

Lo que ves es lo que hay

Hace tiempo que no escribo nada, pero todo tiene una explicación: estoy agotada. Desde que volví a la vida de estudiante universitario de primeros semestres, combinado con el trabajo burocrático extenuante, he tenido poco tiempo para dedicarle a este blog.

Desde que empecé esta nueva etapa laboral, he tenido altas y bajas. Altas cuando la vista desde mi oficina es esta.


Bajas, cuando la oficina que me toca esta en el sótano, como esta. Me encuentro en un periodo de rotación, así que unos días me toca glamour, distinción y clase sin límites, y pastel gratis, y otros días estoy en lo más bajo de la cadena evolutiva, aun por debajo de las macetas que llevan 30 años en la institución y son más importantes que yo. Este nuevo trabajo no es más que incertidumbre pura.




Me encuentro en un periodo de rotación, así que unos días me toca glamour, distinción y clase sin límites, y pastel gratis, y otros días estoy en lo más bajo de la cadena evolutiva, aun por debajo de las macetas que llevan 30 años en la institución y son más importantes que yo. Este nuevo trabajo no es más que incertidumbre pura.



Querido Santa, ya sabes que odio las festividades decembrinas y que este año no me he portado bien, pero yo ya sé que eres mi papá. Sólo te quiero pedir unos Converse. Andalé Santa, que son unos tenis para tì? Además en la compra de esta edición autóctona estarás ayudando a comunidades indìgenas mexicanas a ser explotadas por compañías extranjeras, que lucran con su trabajo y que seguramente sólo te pagan al artesano 5 de los 3mil pesos que cuestan estas bellezas. Andale Santa, no seas malito!




El otro día fui al MUAC. Lindísimo museo, impresionantes instalaciones, el mejor arte contemporáneo del mundo al alcance de todos. Arriba una extraordinaria obra que nos muestra como reducir el infinito a una viruta de madera, alumbrada por un foco, sobre el piso de cemento. ¡Esto es arte!

4 comentarios:

Nilbia dijo...

Camila

Noto en ti una cierta palpable evolución en la apreciación sintomática e impreñable sobre el arte per se y no adhoc a nuestro mundo y globalización perpetual y secundaria.
Te congratulo y conmino a más fotos de esta tesitura
Me estoy chingando un vulgar chocolate from my school, que al menos se siente fresco y nuevo no como los del metro, por si querías saber.
bye hipster

Adriana Degetau dijo...

De verdad es sarcasmo ¿no? Lo del MUAC.
Sótano o PH, felicidades por la chamba. Luego subirás y subirás, asíc omo en escaleras eléctricas hasta las nubecitas. Hasta que te topes con el tapete de "bienvenida a la nada", y desciendas para disfrutar tus Converse.

Atzimba dijo...

Camila:

Podría ser mucho peor: podrías no tener esta bonita vista.

Xavier dijo...

Ahhh....ya quiero ir al MUAC a ver esas exquisitas piezas. Ese período de rotación y trabajo incierto no se escucha nada mal. Aparte ya casi te mandan a Boston o Brasil o algún lugar con B.

Se produjo un error en este gadget.

"De grande quiero ser como las trendies"

Los invitamos a unirse a nuestro club de fans internacional "De grande quiero ser como las Trendies". Búscanos en facebook y únete este selecto club de fans.