30 marzo, 2010

Confesiones de mujeres de 30...


Hace unos meses, cuando era una joven estudiante, aspirante a diplomática, en mi clase de literatura mexicana nos dieron una copia de este cuento de Ethel Krauze, llamado "Balance". y dice:

Hoy cumple treinta años y hace un balance:
1. Qué ha perdido:
–La fácil delgadez extrema.
–La tersura.
–Hasta los taxistas le dicen “señora”.
–Ya no le entusiasma seguir la borrachera en otro lugar después de cenar en un lindo restaurante.
–Odia las discotecas.
–Tiene que pintarse el pelo y ponerse diez cremas.
–Los jóvenes le hablan de “usted”.

2. Qué ha ganado:
–Ahora ya se siente eficaz en su oficio.
–Ya sabe qué hacer y qué no hacer en la vida.
–Los jóvenes la buscan y le piden consejo.
–Goza el sexo mejor y con más sabiduría.
–Gana más dinero y tiene casa y coche.
“Bueno —piensa—, creo que todavía la balanza está a mi favor”.
Llora un poco, se alisa, y se dispone a festejarse.


Obviamente este no es mi caso, pero también se aproxima mi cumpleaños y me dispongo a festejarme, así que aquí va mi balance:

1. Qué ha perdido:
–La fácil delgadez extrema, pero si Dios la quisiera flaca no le habría dado el gran poder de convertir las sobras de su refrigerador en manjares, tampoco le hubiera dado esa debilidad por el chamorro.
–La tersura, como la verdura.
–El pelo, pero por lo menos no tiene ni una cana.
–Ahora se siente ultrajada, humillada y vejada en su oficio.
- Neuronas.

2. Qué ha ganado:
- Peso. Estúpidos chamorros!
– Gana menos dinero y no tiene casa ni coche. Vive en la indigencia pero ha aprendido el valor de la austeridad.
- Obtuvo, tras un arduo proceso de selección, una beca vitalicia, semejante a la de los trabajadores sindicalizados.
–Ya sabe qué hacer y qué no hacer en la vida, como quedarse más tiempo del estrictamente necesario en la oficina.
–Los jóvenes la buscan y le piden consejo, los jóvenes no le hablan de “usted”, por el contrario, los jóvenes, especialmente sus amigos se dirigen a usted como "Amigou"
–Más sabiduría.
-Más amigos en el mundo que en su colonia, lo cual implica que tendrá siempre donde llegar cuando logre negociar unas vacaciones.
–Los taxistas ya no le dicen “señora”, como cuando tenía 24. Por el contrario, en su nuevo empleo la confunden con alguien de servicio social.
–Ya no le entusiasma empezar la borrachera cenando en un lindo restaurante; ¡ Vámonos directo al trago"
-HUEVOS

La balanza esté escasamente a mi favor, pero ya no lloro en las noches (casi). Eso amerita una gran celebración, derroche, abrazos grupales, fiestas, viajes, reencuentros, compras, regalos, ilusiones, aumentos, mejoras, por lo menos por los próximos 10 años, antes de que me de la siguiente crisis.

2 comentarios:

Xavier dijo...

A los 30 se disfruta más el mezcal!!!

Nilbia dijo...

Camila,
Abril, pronostico, será el mes de la recompensa por ese año que has vivido. Y tú sabes a qué me refiero, por ello, a disfrutar y:

Ahora que hay lodo. Atáscate.

Atáscate hasta enfermar, nos hablamos!

Se produjo un error en este gadget.

"De grande quiero ser como las trendies"

Los invitamos a unirse a nuestro club de fans internacional "De grande quiero ser como las Trendies". Búscanos en facebook y únete este selecto club de fans.