31 agosto, 2010

...Y puedo cambiarme el nombre, pero no cambia la historia.

Aunque no sea un secreto de amor, como en la canción de Joan Sebastian, muchos de ustedes no lo saben pero mi nombre real es Camila del Carmen. Este nombre lo recibí de mi madre, que a su vez lo recibió de mi abuela, quien heredo el nombre de su propia madre. En fin, que por generaciones, las grandes mujeres de mi familia hemos compartido este nombre. 

Al parecer no somos las únicas grandes mujeres que han portado tan digno apelativo a través de la historia de México, y que mejor que el mes del Bicentenario para conmemorar a otras grandes Camilas. No me refiero a la grandeza de nuestro tamaño, por que hasta ahora yo soy la más grande de la estirpe, sino a la grandeza de espíritu y valor en la lucha. 

Me refiero a quien fuera declarada Benemérita y Dulcísima Madre de la Patria el día 25 de agosto de 1842, y la única mujer en México a la que se le han ofrecido Funerales de Estado, Leona Vicario, cuyo verdadero nombre fue María de la Soledad Leona Camila Vicario Fernández de San Salvador y Montiel de Quintana Roo.


Con todo respeto a mis antecesoras, en este año me gustaría cambiarme el nombre, a manera de homenaje a la patria, y en congruencia con mi condición quisiera llamarme Carmen de la Soledad Leona Dormida Camila. 

Sería bonito que cuando mi nombre quede inscrito en los anales de la historia, la gente se tarde mucho en escribirlo.

1 comentario:

SEM 08-09-10 dijo...

Jajajaja, ya estás María Camila del Carmen Leona Dormida D'alessio... y qué mejor que ser Dulcísima Madre de la Patria...

Rafa

Se produjo un error en este gadget.

"De grande quiero ser como las trendies"

Los invitamos a unirse a nuestro club de fans internacional "De grande quiero ser como las Trendies". Búscanos en facebook y únete este selecto club de fans.